Traductor

Cuidados del bebé: como echarle colirio en los ojos, ponerle supositorios y quitarle los mocos




¿Cómo le quitas los mocos a un bebé? ¿Cómo le echas el colirio en los ojos? ¿Cómo le pones los supositorios cuando tiene fiebre?










¿Cómo le quitas los mocos a un bebé?

Cuando el bebé está congestionado, se debe utilizar un agua de mar o suero fisiológico y un aspirador nasal para bebés. El lavado nasal se debe hacer siempre con el niño boca arriba, girando su cabeza hacia un lado, manteniéndola bien sujetada, y se le aplica el producto en el orificio nasal superior. Repetir la operación en el otro orificio, girando la cabeza del niño hacia el otro lado.

Después de 15 segundos incorpora al niño para que termine de expulsar las mucosidades. Para eliminar las mucosidades que aún permanecen en las fosas nasales, hay que utilizar un aspirador nasal. Para ello se debe volver a tumbar al niño, colocar la boquilla en uno de los orificios nasales del bebé y el otro extremo en la boca de la mamá. Se debe aspirar de forma suave y regular. Repetir la operación en el otro orificio. Por último, retirar el recambio usado y desecharlo.


¿Cómo le echas el colirio en los ojos?

Con mucha precaución. Hay que tender al bebé sobre la cuna o sobre el cambiador, sujetándole la cabeza firmemente y aplícale una gota de colirio en cada ojo. Después, se debe dejar reposar durante unos instantes para que el líquido tenga tiempo de extenderse por la conjuntiva.

Los ojos se deben limpiar desde el interior hacia el exterior. Es decir, desde la nariz hacia la oreja. Siempre tienes que utilizar una gasa para cada ojo.


¿Cómo le pones los supositorios cuando tiene fiebre?

Para el dolor o la fiebre hay gotas y jarabes, pero también hay supositorios. En primer lugar, se debe poner al niño boca arriba, sujetándole la cabeza firmemente con una mano. A continuación, hay que aplicarle las gotas o el jarabe en las encías con la ayuda de un cuentagotas o de una jeringuilla. Es importante ir despacio, con el fin de que el pequeño no se atragante.

Cuando le pongas supositorios, procede muy lentamente. Cuando el niño tiene fiebre, la vía ideal es la oral, aunque, en ocasiones, también puede resultar útil un supositorio. Para ponérselo, se debe colocar al niño boca arriba y sujetarle las piernas, después de suavizar la zona aplicando un aceite especial para recién nacidos.



En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.
 Autora:
 Mujeractual  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Artículos interesantes